FINCA HERRERA SUMA CUATRO GENERACIONES DE VITICULTORES

9 febrero 2016

Cuatro generaciones dedicadas a la enología: Manuel Herrera, viticultor por herencia, elabora caldos como el Bailarina, de uva Malvar una variedad típicamente madrileña, pero nada explorada ni comercializada, y los embotella con etiquetas dibujadas por sus hijos.

"Toma papá". y Manuel recibe de manos de su hijo una hoja de papel con un dibujo. Es uno de sus tres hijos. A los tres les está educando de la misma manera que hizo Pascual, su padre, con él: amar lo que hacen. Y Manuel, enólogo y viticultor por genealogía, hace vino. "Pascual Herrera Hernández, mi abuelo, llevo bodegas hace muchos años como los Pérez Pascuas, amigos y referentes para mí; bodegas Alavesas y la cooperativa de Manzanares. Mi padre, Pascual Herrera García, me ayuda en este proyecto, después de jubilarse y de muchos años al frente de la enología de Rueda, del Castillo de Vino de Peñafiel, de Ribera, Cigales... Y mis hijos, Pelayo, Pascual y Sancho Herrera Pérez son los que me inspiran, el pilar del proyecto y quienes me aconsejan me diseñan y pintan las etiquetas e incluso ponen el nombre a algunos de nuestros vinos, explica Manuel Herrera Coronado, el hombre que decidió vender su Harley-Davidson para pagar la uva, y que ha decidido ahora que un dibujo infantil con planetas y astronautas será la etiqueta de uno de sus vinos y que cada nuevo proyecto ir a ética etiquetado con ilustraciones de sus hijos.

Cigales y Madrid

Aunque Manuel Herrera cultiva añosas cepas en ancianos majuelos de la vieja Castilla en Cigales (Valladolid), donde todavía se pronuncia la palabra clarete, aquí nos ocupan las llanas tierras del sureste de la Comunidad de Madrid donde elabora estos vinos: un blanco, monovarietal de uva Malvar producido en Villarejo de Salvanés del año 2014. De esas viñas viejas en vaso sale Bailarina. Su amigo y medio tocayo, el cantante Víctor Manuel, le permitió usar el nombre de su conocido tema "a cambio de ser provisto a menudo de existencias de este vino". Con una selección de Garnacha muy vieja de Villa del Prado y Villamanta, un D.O. Vinos de Madrid con algo de crianza en roble francés: Espacial Garnacha 13. También está el Espacial Syrah 13, un monovarietal de Syrah, con uva de Cenicientos y Villa del Prado, criado en roble francés, "la manera adecuada para respetar su carácter frutal". Por último, un coupage de Tempranillo y Syrah, producido en Villarejo de Salvanés.

"Elaboramos y dibujamos vinos de la mejor relación calidad-precio para su venta en España y exportación. Intentaremos poco a poco, y vendimia tras vendimia, consolidar nuestros vinos empezando desde el campo, desde el viticultor, pasando por todos los procesos necesarios para su oportuno y necesario descanso en botella".

Manuel mira de nuevo a sus hijos, que siguen enfrascados afanándose con sus lápices de colores en dibujar olores, sabores, palabras que tienen significados compartidos ya por cuatro generaciones de la familia Herrera. Y pensando en palabras y su significado en cuando decide que la próxima motocicleta que monte deberá ser una Triumph.